Importancia de la salud sexual

La importancia de la salud sexual recae en que constituye una parte relevante en la vida de las personas, ya que influye a nivel físico, mental, emocional y social. Por tanto, contribuye al bienestar y la felicidad personal.

Uno de los objetivos de la concienciación sobre la salud sexual es evitar situaciones no deseadas. Además del embarazo no deseado, se pretende atajar el contagio de enfermedades de transmisión sexual, la discriminación por la condición sexual, el acoso en el ámbito educativo y laboral o la violencia de género.

Enfermedades de Transmisión Sexual

Actualmente, las ETS o enfermedades de transmisión sexual siguen siendo un gran problema.

Enfermedades como el SIDA, la hepatitis B, hepatitis C, el virus del papiloma humano, el herpes genital, la sífilis, la gonorrea, etc. son todavía muy frecuentes.

La educación sexual en niños y jóvenes, tanto en el ámbito familiar como en el educativo es fundamental. En esta educación se debe hacer hincapié en que el uso de métodos anticonceptivos protege a ambas partes de la pareja de ETS y de embarazos no deseados.

Hábitos saludables esenciales

Una vez más, los hábitos saludables influyen en una vida sexual sana. Además de una dieta equilibrada y ejercicio físico practicado de manera regular, es importante evitar el alcohol y el tabaco. También el ritmo frenético de vida y el estrés diario influyen negativamente en la sexualidad.

Cabe recordar que existen profesionales médicos especializados en la salud sexual. Antes de automedicarse, es preferible siempre acudir al especialista para tratar un posible problema.

Por último, las revisiones de salud rutinarias son muy importantes para detectar enfermedades asintomáticas. Un chequeo general cada cierto tiempo contribuye a una buena salud sexual.

Si necesitas una consulta a bajo costo dale clic ¡aquí!

 

¡Llámanos y obtén tu primera consulta!

 

FB

 

Mitos de la disfunción eréctil

1. “Es un problema de los viejos”

No, aunque es un problema muy común, particularmente en hombres mayores, los jóvenes también pueden sufrir de disfunción eréctil.

Según el Servicio de Salud del Reino Unido (National Health System, NHS), se estima que “la mitad de todos los hombres de entre 40 y 70 años lo sufrirán en algún grado”.

2. “La impotencia es un problema eminentemente psicológico”

Es un mito que se ha mantenido con los años.

Según la primera encuesta global sobre las percepciones de los hombres sobre la disfunción sexual, realizada en 1998 y cuyos hallazgos se presentaron en la cumbre de la Sociedad Internacional para la Investigación de la Impotencia en Ámsterdam, muchos hombres dijeron que la impotencia sexual “está en la mente”.

Por ejemplo, podrías ser capaz de tener una erección cuando te masturbas o algunas veces podrías despertarte con un erección, pero no puedes conseguir una cuando estás con tu pareja sexual”, señala el sistema de salud de Reino Unido.

“Si ese es el caso, es probable que la causa subyacente sea psicológica (relacionada con el estrés). Si no puedes conseguir una erección en ninguna circunstancia, es probable que la causa sea física”.

4. “El ejercicio físico puede ayudar a reducir los problemas de impotencia”

Sí. Hay hombres que, como señala la Escuela de Medicina de la Universidad de Harvard, han visto una mejoría “simplemente con perder peso y hacer más ejercicio”.

Según un estudio de esa universidad, “sólo 30 minutos diarios de caminata estuvo vinculado a una caída de 41% en el riesgo de disfunción eréctil. Otra investigación sugiere que el ejercicio moderado puede ayudar a restaurar el desempeño sexual en hombres de edad media con obesidad que han experimentado disfunción eréctil”.

Para amigo doctor siempre es importante tu salud, contáctanos si necesitas medicamentos o consultas a bajo costo. ¡Podemos ayudarte! 

    ¡Dale clic ¡aquí!

    ¡Llámanos y obtén tu primera consulta!

    FB

    Sabes qué es la disfunción eréctil

    Afecta al menos a la mitad de los mayores de 40 años.

    La disfunción eréctil afecta a los varones mayores de 40 años, en un 55% en forma leve, al 35% de manera moderada y al 10% en forma severa.

    Sin embargo, señaló, para no verse afectados en su autoestima, un gran porcentaje de quienes presentan impotencia sexual, se resisten a reconocerlo y a recibir tratamiento médico, lo que genera problemas en la relación de pareja o tensiones en el núcleo familiar.

    La incapacidad de mantener una erección no se considera en la medicina una enfermedad, ni siquiera un problema grave o una condición de riesgo para la salud del varón; pero sí una patología preocupante al llevar al hombre a una sensación de ansiedad, que le afecta física y emocionalmente.

    En el mundo hay alrededor de 152 millones de varones con disfunción eréctil, y esta cifra aumentará a 322 millones en el año 2025.

    Expuso que problemas de estrés o de tipo angiológico y hormonales, pero sobre todo los estilos de vida –principalmente la mala alimentación y el tabaquismo-, son factores de riesgo de la disfunción.

    ¡Contáctanos y solucionemos el problema!

    ¿Sabes si has sufrido de Disfunción eréctil o sufres?

    A continuación, te hablaremos sobre la disfunción eréctil y sus síntomas.

    La disfunción eréctil (impotencia) es la incapacidad para conseguir y mantener una erección lo suficientemente firme como para tener relaciones sexuales. Tener este tipo de complicaciones de erección de vez en cuando no es necesariamente un motivo para preocuparse. Sin embargo, hay que estar atentos si la disfunción eréctil es un problema continuo ya que puede traer afectaciones que puede provocar estrés, afectar la confianza en ti mismo y contribuir a causar problemas en las relaciones, esto es un problema que les puede afectar a muchos, este síntoma puede tener enfermedades que también pueden ser un signo de una afección de salud preexistente que necesita tratamiento y un factor de riesgo de enfermedad cardíaca.

    Realmente son pocos los síntomas que tiene este padecimiento, puedes estar alerta si presentas algunos de estos:

    • Problemas persistentes para tener una erección
    • Problemas persistentes para mantener la erección
    • Disminución persistente del deseo sexual

    La mejor forma de evitar la disfunción eréctil es elegir un estilo de vida saludable y controlar las afecciones de salud existentes.